calixto2

Claudicación vs Voluntad

Por: Calixto Negrón Aponte
Secretario de Comunicaciones PIP
Publicado en Periódico Metro
17 julio 2014

Como candidato a la gobernación por el Partido Popular para las elecciones generales del año 2012 una de las promesas fundamentales de campaña de Alejandro García Padilla era que atendería responsablemente el problema del status político. Su programa de gobierno se comprometía y establecía de forma inequívoca que "...si en un plazo de un año, la Casa Blanca no ha cumplido con su compromiso, entiéndase, que el Presidente no ha presentado un proyecto de ley ante el Congreso para encaminar una consulta en la que Estados Unidos se comprometa a acatar en su totalidad la decisión del pueblo de Puerto Rico, el Gobernador impulsará una Asamblea Constitucional para atender el tema del estatus. A esos efectos, el Partido Popular se compromete formalmente a legislar para constituir una Asamblea Constitucional de Estatus".

 

Luego de meses de haber expirado el plazo, finalmente, esta semana el Gobernador anunció la determinación de la Junta de Gobierno del PPD con respecto a la acción a tomar para atender el tema del estatus: en algún profundo hoyo, sólo superado por el de la crisis fiscal, quedó sepultada la promesa para la convocatoria a una Asamblea de Estatus y junto con ella todos los proyectos presentados en Cámara y Senado (propuestos por el PIP, el Colegio de Abogados, y varios legisladores del PPD). Utilizando como pretexto el aguaje de los $2.5 millones propuestos por Casa Blanca y aprobados por el Congreso, como parte de una asignación en el presupuesto federal, la mayoría colonialista en la Junta de Gobierno pretende engañar otra vez al país con la flagrante mentira en esta ocasión de que el presidente Obama con esta asignación cumplió con su compromiso de promover legislación o acción autoejecutable.

Desafortunadamente para Puerto Rico, lo que al PIP no le sorprende, las fuerzas del inmovilismo dentro del PPD intentan prevalecer una vez más sobre las fuerzas del cambio. Nuevamente, lo que ha sido repetida ocurrencia en la historia del Partido Popular, se impone la tomadura de pelo al país y la apuesta a la posposición perpetua con respecto a un proceso genuino de descolonización. Rafael Hernández Colón y su progenie -cómodos en el quebrado ELA colonial-, parecen salirse, por ahora, con la suya al lograr una determinación en la Junta que pretende ignorar el repudio del pueblo puertorriqueño al régimen territorial, expresado abrumadoramente en la primera pregunta de la consulta del 6 de noviembre; e intentan revertir esa expresión electoral con un plebiscito o consulta que incluya un ELA colonial. Como planteó Rubén Berríos, "...se dirigen a repetir la farsa de 1967".

De más está decir, que si al final del camino se aprueba una consulta o plebiscito que incluya a la colonia como opción el PIP lo combatirá y denunciará en todos los foros.

Recae ahora sobre los hombros de aquellos que en el PPD creen en un ELA no colonial y en la Asamblea de Status como el mecanismo para impulsarlo, la histórica y enorme responsabilidad de hacer frente y dar la batalla contra los débiles de espíritu en esa colectividad que defienden el colonialismo a perpetuidad. Hoy más que nunca antes, debido a la crítica situación económica y social que sufre el país, producto de un modelo político y económico (ELA) agonizante, nuestro pueblo está más receptivo y consciente de la urgente necesidad de superar el colonialismo existente. 54 por ciento de los puertorriqueños así lo consignaron en el plebiscito de mayor participación en nuestra historia, entre ellos sobre 400 mil populares que votaron por un ELA Soberano.

Llegó el momento en el PPD en el que no puede haber espacio para claudicaciones, engaños ni manipulaciones. Tampoco flojera en la voluntad política de los llamados líderes soberanistas.