calixto2

 

Mensaje de Presupuesto:

Entre la degradación y lo trágico

Por: Calixto Negrón Aponte
Publicado en Periódico Metro
25 de abril 2014

El próximo martes el Gobernador dará su mensaje de presupuesto ante las cámaras legislativas y el país. Año tras año, administración gubernamental tras administración gubernamental, se ha repetido el mismo libreto: recurrir a la fantasía, las medias verdades y la mentira. Todos los mensajes de presupuesto, desde los de Muñoz hasta el del año pasado presentado por el propio García Padilla, han resultado en un montaje teatral insufrible en el que abundan las medidas de carácter parcial y la obstinación en evadir o posponer indefinidamente las reformas integrales que necesita el país.

 

Sin embargo, el escenario o contexto en el que al señor Gobernador le toca este año hacer su "performance" es uno trágico, solo superado por lo que tuvo que enfrentar el Edipo de Sófocles. Tenemos un país en quiebra; con sus bonos degradados a chatarra; el Banco Gubernamental de Fomento descapitalizado; el déficit del Fondo General crónico y el mecanismo para solventarlo (la deuda) también; sin la posibilidad de tomar más prestado; la inmensa mayoría - por no decir todas - las corporaciones públicas en bancarrota; ningún sector económico - agricultura, manufactura, servicios - dando señales inequívocas de dinamismo o recuperación; los sistemas de retiro en general y el Sistema de Retiro de Maestros en crisis e insuficiencias actuariales, y un gobierno sin brújula que hasta el momento ha sido incapaz de articular esfuerzos en áreas neurálgicas que puedan traducirse en políticas coherentes orientadas por el bien público.

Ante este breve catálogo de problemas - la lista es interminable -, y contrario a lo que proponen los libros más básicos de economía, lo único que se escucha estruendosamente es la aspiración de García Padilla en recortar el gasto del gobierno en cerca de $1000 millones. En términos económicos y gubernamentales esto es un disparate.

Una reducción tan alta del presupuesto del gobierno tendrá un efecto adverso en los servicios gubernamentales, lo que principalmente repercutirá negativamente en los sectores marginados económicamente que dependen de los mismos. Además, esa reducción presupuestaria significará una nueva ola de despidos - el gobierno siempre lo negará - ya que será inevitable la reducción de nómina ante tal propuesta. Y en tercer lugar, se agravará aún más la crítica situación que enfrenta el país ya que el gobierno es uno de los principales renglones que mueve la economía y significará mil millones de dólares menos que se inyectarán a la economía ya en recesión que enfrenta Puerto Rico.

El presupuesto es una herramienta que permite asignar los recaudos contributivos que recibe el gobierno para la provisión de bienes púbicos esenciales como la salud, la educación y la seguridad, así como para el sostenimiento del aparato jurídico y legislativo, indispensable gasto institucional sin los cuales no se puede concebir una sociedad democrática. Pero para que esta herramienta funcione es indispensable una base tributaria amplia y justa, así como una estructura presupuestaria que, aparte de estar en correspondencia con los ingresos, refleje una clara y coherente prioridad de gastos en sintonía con las necesidades del país.

También es necesario la existencia de un Plan Económico que no sea la mera concesión indiscriminada de exenciones, créditos y deducciones que han tornado la responsabilidad fiscal de las corporaciones de todo tipo (exentas, regulares y especiales) en una compleja red con múltiples salideros. De hecho, la "Ley de Empleos Ahora" se resume en programas de incentivos tributarios, créditos energéticos y subsidios salariales. Lo grave es que, como en tantas experiencias del pasado, el resultado se reduce a incumplimiento en la generación de actividad económica y empleos y en el alto nivel de sacrificio fiscal por parte del gobierno que luego se traduce en profundización de la recurrente insuficiencia presupuestaria.

Veremos que nos trae el Gobernador. Solo espero que el mensaje de presupuesto no esté al nivel de los bonos.