calixto2

Nada nuevo en la primaria

Por: Calixto Negrón Aponte
Secretario de Comunicaciones
Partido Independentista Puertorriqueño
Publicado en Periódico Metro 13 junio 2014

La primaria celebrada el pasado domingo para escoger el presidente del comité municipal del PNP en San Juan entre Leo Díaz, Miguel Romero, Kimmey Raschke y Roberto Arango no representa garantía alguna de los cambios significativos que urgen en la ciudad capital. Tristemente -tanto en el PNP como en el PPD- estos procesos se han convertido en una especie de bembé, fiesta privada o jira farandulera, en la que participan los mismos de siempre del "corazón de rollo". Si finalmente nadie reta en otras primarias a Leo Díaz y este resulta ser el candidato a la alcaldía de San Juan por el PNP, ¿podría alguien responsable y objetivamente esperar que haga algo distinto a lo que hace la actual alcaldesa, Carmen Yulín Cruz?

 

Los problemas de San Juan no se resolverán mientras sigan votando por los candidatos escogidos en el PNP o el PPD. Cualquiera que sea el candidato del PNP no hará nada distinto a lo que actualmente hace la Alcaldesa popular, de la misma forma que ésta no ha hecho nada diferente a lo que hizo Santini, ni tampoco significó Santini un cambio a la administración de Sila.

En cuanto a cómo incide el triunfo de Leo en la carrera a la gobernación dentro del PNP, para mí es completamente inmaterial si beneficia a Pierluisi o a Ricardo. De la misma manera que resulta intrascendente si Alejandro nuevamente es candidato a la gobernación en el 2016 o el PPD monta a otro jinete. Lo verdaderamente importante es, tras 44 años de evidencia, que no hay razón alguna para que los electores piensen, que San Juan o Puerto Rico mejorarán si el próximo inquilino resulta ser alguien que llegó montado sobre cualquiera de los dos partidos que han mal administrado al municipio o al país.

La resignación, la complacencia o la mala semilla de la impotencia no pueden tener espacio en estos tiempos de crisis. San Juan ni Puerto Rico pueden estar condenados a la desgracia de repetir y repetir en el poder a los responsables del fracaso. No deben continuar recibiendo el apoyo electoral los candidatos de dos maquinarias corruptas que han elevado a rango de principio la persecución y el abuso contra los más vulnerables, el revanchismo, la "Jauja" de contratos para amigos e inversionistas políticos, la defensa de privilegios para los que más tienen, la cerrazón, la manipulación a fuerza de millones en publicidad gubernamental, etc, etc, etc.

En última instancia el reto y la responsabilidad de salvar a San Juan y al país de la mediocridad, la incompetencia y la politiquería está en las manos de quienes participan del proceso electoral, pues vemos que rojos y azules llegan al poder gracias a sus votos y no por obra divina. El cambio que San Juan y el país necesitan debe empezar con la selección de alcaldes y gobernantes en función de lo que representan para cada uno de nosotros y no lo que representan en imagen y fama.