calixto2

 

NO RETIREMOS AL RETIRO DE MAESTROS

 

Por: Calixto Negrón Aponte

Publicado por periódico Metro 11 octubre 2013

Funcionarios del Ejecutivo y legisladores de mayoría han anticipado que se enmendará el Sistema de Retiro de los maestros, y que los cambios probablemente incluirán un alza en la aportación del empleado, un aumento en la edad de retiro y una reducción de beneficios. Esta propuesta surge mientras el propio gobierno mantiene una deuda de cientos de millones de dólares con el Sistema de Retiro para Maestros, generada en parte por la concesión de beneficios sin la consideración adecuada de una proyección actuarial.

 

Esa irresponsabilidad presupuestaria y administrativa debe subsanarse asignando de entrada al Sistema de Retiro para Maestros la cantidad de millones de dólares necesaria para cubrir la deuda del Gobierno con esta entidad. Además, se debe iniciar un diálogo serio con la participación de todos los implicados, particularmente con el magisterio, sobre la situación y solvencia de dicho Sistema con miras a atender de forma justa la compleja situación de Retiro.

El Gobierno de Puerto Rico y la Asamblea Legislativa no pueden seguir ignorando esta problemática que cada día se hace más urgente atenderla. La responsabilidad de ambos poderes constitucionales debe ejercerse con el compromiso de hacer lo necesario para garantizar la permanencia del Sistema de Retiro del magisterio puertorriqueño sin convertirlo en uno que condene a la pobreza a los futuros maestros retirados, tal y como hicieron con el Sistema de Retiro de los Empleados de Gobierno.

No atender el problema o sencillamente atenderlo recortando beneficios y partiendo la soga por lo más fino, tendría consecuencias adversas adicionales que atentarían contra la esencia misma de nuestro Sistema Educativo. Tal y como lo expresó esta semana la senadora independentista, María de Lourdes Santiago, "...con un salario modesto, precarias condiciones de trabajo, exceso de tareas, y ahora, un retiro paupérrimo, ¿qué incentivos tienen nuestros jóvenes para quedarse en el país y abrazar la vocación del magisterio?".

Pagar la deuda millonaria y atender con premura y sensibilidad esta situación, además de ser un acto de justicia con el Sistema de Retiro de Maestros y un paso necesario para ayudar al mismo a salir de la grave crisis en la que se encuentra, es también, un salto importantísimo hacia la meta de hacer realidad la certeza de un retiro digno que tan merecidamente se han ganado los maestros en nuestro país, y una manera de valorar el principal recurso de nuestro Sistema de Educación: el Magisterio.