calixtoNegron1mar

 

 

 

 

 

 

 

Calixto Negrón Aponte

Secretario de Comunicaciones del PIP

Esta semana aconteció, sino el más importante, uno de los eventos de mayor trascendencia en nuestra historia política que tendrá notables repercusiones en el futuro cercano, tanto internacionalmente como en los Estados Unidos. En la I Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada en Chile, todos los presidentes y jefes de estado de las 33 repúblicas latinoamericanas y caribeñas colocaron el caso colonial de Puerto Rico entre los asuntos más destacados en la agenda latinoamericana.


El punto número 21 de la DECLARACION DE SANTIAGO DE LA I CUMBRE CELAC expresa: "Destacamos el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico y, al tomar nota de las resoluciones sobre Puerto Rico adoptadas por el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, consideramos que es asunto de interés de CELAC."
Esta expresión, es motivo de celebración para todos los que luchamos por la descolonización e Independencia de nuestra Patria y constituye una reafirmación del apoyo incondicional y de principio a la independencia de Puerto Rico de una organización que cobija a gobiernos de la más amplia diversidad ideológica. Desde la derecha, con gobiernos como el de Guatemala, Honduras, Paraguay y Chile, hasta gobiernos de izquierda como los de Ecuador, Argentina, Venezuela y Cuba se reitera que la América Latina y su libertad está incompleta mientras Puerto Rico no sea libre y falte en ella.
En el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) nos sentimos especialmente satisfechos con este desarrollo y estamos convencidos que las gestiones que el Partido ha venido haciendo en la América Latina y el Caribe sobre el caso de Puerto Rico ya están rindiendo frutos y continuarán haciéndolo en el próximo año.
Cada día más se hace imperante el que Puerto Rico supere la condición colonial y cuente con los poderes políticos que otorga la independencia para unirse a Latinoamérica y al resto del mundo. El resultado plebiscitario del pasado 6 de noviembre, en el que el 54% de los puertorriqueños por primera vez expresamos nuestro repudio a la condición colonial y territorial actual, fortalece aún más nuestro reclamo. La realidad en el país impone la ruta hacia la independencia, y la realidad del mapa político en nuestra América Latina coloca a su liderato político con la fortaleza suficiente para ayudarnos a lograr más temprano que tarde nuestra libertad.