calixto2

  Calixto Negrón Aponte

 Secretario de Comunicaciones

Periódico Metro 6 septiembre 2013

Una vez más, un gobernador del Partido Popular hace exactamente lo mismo que le criticó, hasta ponerse impudorosamente rojo, a una administración del PNP. La millonaria campaña publicitaria, "Puerto Rico la Isla Estrella", pagada con fondos públicos del quebrado presupuesto gubernamental del gobierno de Alejandro García Padilla, además de constituir un indignante despilfarro de dinero en tiempos de crisis fiscal, es un monumental acto de cinismo colonial.

 

Esta trillada y hueca campaña publicitaria, que recurre a la insultante pretensión del liderato de los gobiernos rojos y azules de manipular demagógicamente la opinión pública, dista mucho de ser una iniciativa eficaz para impulsar la economía, crear empleos y estimular la inversión de capital, ya sea local o extranjero, para nuestro desarrollo empresarial. Este millonario gasto público a quien único beneficia es a la actual agencia de publicidad del gobierno o a algún "amigo del gobernador", igualito a los que AGP le señaló a Fortuño, de esos que en un acto de generosidad sin límites y pensando en la gente primero, brindó sus servicios creativos por centavería o gratuitamente durante la campaña electoral.

Pero si la botarata de millones de dólares utilizados en esta campaña mediática lacera la retina, más aún lo hace el monumental acto de cinismo de quienes propulsan la misma. Si hay un liderato político – el que históricamente ha controlado el PPD – que ha combatido el supuesto objetivo de esta campaña, "el que los puertorriqueños nos sintamos orgullosos de nuestros talentos y capacidades", ese ha sido el del Partido Popular. Desde los tiempos de Muñoz lo que han hecho es sembrar la mala semilla de la impotencia en nuestro pueblo y la desconfianza en nosotros mismos.

A no ser que se reivindique, dando paso su Presidente y Gobernador a una Asamblea de Status no colonial ni territorial - que inicie la culminación de este vergonzoso régimen de subordinación política y le quite las bridas a la inteligencia, capacidad y potencial de nuestra gente - el PPD resultará ser un hipócrita y cínico, carente de fuerza moral para impulsar campaña alguna que busque sembrar la buena semilla del respeto propio y la confianza en nuestras capacidades como pueblo.