Claridad
Por Cándida Cotto
Publicado: martes, 4 de enero de 2011

El Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) terminó el 2010 e inicia este año 2011 invitando al liderato del Partido Popular Democrático (PPD), y al Partido Nuevo Progresista (PNP) a conversar sobre una propuesta para atender el problema del estatus colonial de Puerto Rico.
La acción del PIP emana de la declaración de su Comité Central de mayo de 2010, a raíz de que la Cámara de Representantes de Estados Unidos (EE UU) aprobara el proyecto 2499, el cual calificó de "insulto, una burla y una tomadura de pelo al pueblo de Puerto Rico". El proyecto presentado por el comisionado residente Pedro Pierluisi fue sujeto a cambios con el resultado de colocar la alternativa colonial del estado libre asociado (ELA) dos veces, diluida la alternativa de la estadidad y sin ningún compromiso con los resultados por parte del Congreso. El proyecto no pasó de la Cámara de Representantes.

A solicitud del liderato del PIP el martes 28 de diciembre el licenciado Rubén Berríos Martínez, presidente del PIP y el secretario general del partido, licenciado José Dalmau Ramírez, se reunieron con el gobernador Luís Fortuño en La Fortaleza para presentarle su propuesta. Antes, el 10 de diciembre (2010), se reunieron con el presidente del PPD, senador Héctor Ferrer.
La propuesta del PIP consiste de dos pasos: La primera, que se lleve a cabo un referéndum mediante el cual el pueblo de Puerto Rico exija y demande al Congreso de EE UU a que cumpla con su obligación de descolonización respondiendo al reclamo que en su día le haría el pueblo de Puerto Rico. Segundo, que el mismo día de esa votación, en una segunda papeleta, el pueblo determine el mecanismo procesal que se utilizará para exigir su demanda de descolonización. Las propuestas serán una Asamblea Constitucional de Estatus (ACE) o un Plebiscito, la papeleta especificará, además, la fecha en que se habrá de celebrar el plebiscito o la ACE.
CLARIDAD conversó con Dalmau Ramírez acerca de este nuevo esfuerzo del PIP para tratar el asunto del estatus.

CLARIDAD: ¿Qué le hace pensar al PIP que en estos momentos puede haber diálogo sobre el estatus con resultados positivos, cuando el PPD está mirando cómo ganar las próximas elecciones y con el PNP, en este caso con el gobernador Fortuño que hemos visto que gobierna de una manera tan intransigente por no decir dictatorial?
"Nosotros, en primer lugar, creemos que al país se le va la vida en este tema. Los problemas económicos, los problemas sociales, los problemas políticos que enfrenta Puerto Rico tienen su raíz en el problema del estatus que nos impide atender de manera efectiva y digna esos problemas. La virtud de la propuesta que ha hecho el PIP es que permite que cada sector político ideológico pueda dar pasos para atender el tema del estatus sin renunciar a sus posiciones de principios".

Reconoció que era obvio que existen discrepancias entre los partidos ya que el PIP cree en una Asamblea Constituyente como otros sectores independentistas, cívicos, el PPD cree en una Asamblea Constituyente distinta y el PNP en un plebiscito.
"Entonces la propuesta que ha hecho el PIP es la siguiente, vamos a una votación en donde la primera votación es que el pueblo vote sobre una exigencia al Congreso de EEUU de que responda a un reclamo del pueblo puertorriqueño con fórmulas no territoriales plenamente democráticas. Eso es un lenguaje que nos une a todos porque incluso dentro del PPD los que no creen que el ELA sea colonial pues no tienen objeción con ese lenguaje y los que creen que sí lo es no tienen objeción con ese lenguaje porque se trata de una aspiración de futuro.
Segundo, en el PNP no debe haber discrepancia porque ése es un lenguaje que ya se apoyó en el pasado estando el PNP en mayoría tanto en la Cámara como en el Senado y en el PIP la estamos proponiendo. Así que hay un lenguaje de consenso pero no deja de ser una exigencia contundente al gobierno norteamericano que le cree una presión para que el tema de Puerto Rico forme parte de las prioridades políticas de ese gobierno".

Abundó respecto al mecanismo que prefiere el PNP, "sabemos que el PNP no cree en la Asamblea Constituyente por eso es importante en este proceso de diálogo que se trate de un pacto de estado y que las personas que no cumplan con la palabra empeñada paguen el más alto precio político del descrédito y de la falta de credibilidad".

¿Hasta ahora cuáles son los resultados de esas conversaciones con el PPD y el Gobernador?
"Tanto el presidente del PPD como el del PNP escucharon la propuesta con detenimiento, con mucha seriedad y básicamente se comprometieron a designar a unas personas que van a ser sus representantes en un proceso de diálogo, no es una comisión, no es un comité institucionalizado se trata de unos representantes para estimular el diálogo continuo de manera que este tema no se quede sobre el tapete, que haya conversaciones continuas. Las designaciones se harán posterior a las Fiestas de Reyes pero confiamos que luego de Reyes se harán las designaciones correspondientes se informaran y se establecerán unas fechas y que esa primera reunión sea para trabajar sobre esa propuesta de Berríos, que no está escrita en piedra que va a ser sobre una base y aquellos consensos que se puedan alcanzar".

¿Cuánto tiempo estima el PIP que debe envolverse en este esfuerzo?
"Bueno yo creo que se debe envolver todo el tiempo que sea si 112 años de colonialismo nos tiene empantanados como país, la lucha por superar el estatus es una lucha por derechos democráticos como pueblo y por lo tanto yo creo que hay que dedicarle todo el esfuerzo. Eso no significa que no hay unos problemas cercanos inmediatos, obviamente la Universidad, el tema ambiental sobre el gasoducto, el tema de los empleos, pero en un sentido ésos son ramificaciones del estatus".

¿Sí pero cuando dicen que habrá que dar tiempo, qué espera?
La propuesta es que se haga una votación el próximo año, creo que esto es un asunto en que se ha perdido mucho tiempo, las puertas en Estados Unidos están cerradas, si nosotros no forzamos a Estados Unidos a actuar no va a ocurrir nada. Por lo tanto ya se probó la tesis del PIP, cuando se presentó el proyecto de Fortuño y de Pierluisi lo dijimos, si se incluye la estadidad en el proyecto no va a ir a ningún lado. En ese sentido se probó nuestra tesis. Pues vamos nosotros a empujarlo desde acá con un primer paso que no es el preferido del PIP".

Confrontado el Secretario General del PIP con el hecho de que el mismo día de la reunión con el Gobernador un grupo de estadistas protestó en desagrado por la reunión y la propuesta le cuestionamos; más allá de ese pequeño grupo cómo espera convencer el PIP al resto de los ciudadanos a que acoja ese esfuerzo, porque después de todo los ciudadanos tienen que acoger el esfuerzo.

"Bueno, en primer lugar, si se hace un plebiscito de nuevo, estadidad o independencia eso incluye al ELA que es el problema. En segundo lugar que se va a constituir en un concurso de belleza como ocurrió en el pasado y no constituye un reclamo contundente del pueblo de Puerto Rico porque se van a volver a dividir las fuerzas de acuerdo a lo que son sus dotes electorales, por lo tanto la propuesta del PIP permite que todos los puertorriqueños puedan hacer una expresión unánime, contundente porque como plantee no hay dudas de que estadistas, estadolibristas, independentistas aspiramos a que la solución sea digna no territorial".

¿Pero no teme el PIP que como hemos visto en las últimas elecciones aumenta la abstención en un cuatrienio tan difícil como este donde todo el mundo está hasta la coronilla con los políticos, lanzarse en este esfuerzo en este año no pone en riesgo precisamente que a la gente le parezca más de lo mismo y no acuda a votar?

"Yo creo que no porque sería la primera vez no digo yo de este cuatrienio, sino de muchos años en donde se alcanza un lenguaje sobre el tema del estatus que es un tema principal y el país lo conoce donde todos podemos remar en la misma dirección, o sea se convertiría en un proyecto de avenencia nacional en donde todos vamos a confluir para impulsar un proyecto en donde se nos va la vida. Yo creo que eso estimularía gente que como señala hay tanta división con el dime y direte partidista en ese sentido esta propuesta de avenencia permite que podamos ir con una sola voz a exigir al gobierno norteamericano que se comprometa a responder con formas democráticas, no territoriales, yo creo que eso sería una forma novel que estimularía a este pueblo, en sentido, un bálsamo de que tiene un estímulo común y a que tiene una participación democrática para decidir cuál va a ser el mecanismo procesal para tomar esa decisión y creo que eso sería algo que estimularía mucho al pueblo de Puerto Rico a participar, entusiasmarse a dar los pasos necesarios".

Dalmau Ramírez, reiteró que el esfuerzo del PIP por atender el asunto del estatus no significa que el partido abandonará su activismo de denuncias, ni las protestas que haya que hacer sobre temas de administración pública.

Para algunos sectores del independentismo las propuestas de votar representan riesgos. ¿Cómo considera el PIP manejar esa postura crítica del resto del independentismo?
"Primero, que en la propuesta que está haciendo el PIP en estos momentos no se entra en elementos sustantivos que a esos sectores le podrían preocupar, estamos hablando de que es una exigencia, una sola voz de parte de nuestro pueblo, un mecanismo procesal al que posteriormente se le añadirían los elementos sustantivos y el independentismo decidiría cuál sería su participación en ese proceso.

En segundo lugar, aquí el mayor peligro más allá de resultados electorales de un Plebiscito o de una Constituyente, es que no ocurra nada porque si no se da un proceso donde haya una confrontación con Estados Unidos ya fuera un ELA mejorado, que decidan cuál sería ese ELA que están dispuestos a reconocer, o si una estadidad es lograble, nosotros en el PIP estamos convencidos que no pero, si no se logra un mandato vamos a continuar en este estado colonial que cada vez agrava nuestras condiciones de vida, nuestra condición social y nuestra condición económica".

El Secretario General del PIP defendió que el proceso de votación de la propuesta de su partido representa un mecanismo de presión al gobierno norteamericano, el cual está acostumbrado a actuar a base de manejo de crisis y lo comparó con un proceso similar al de Vieques el cual se elevó a nivel internacional. Además, se expresó confiado en que el proceso genere una dinámica desde el cabildeo en EUA, en los sectores de presión en ese país y los sectores de presión a nivel internacional, lo que impulsaría aún más las gestiones que ha hecho el movimiento independentista para que la Asamblea General de la ONU atienda el caso de PR.

¿No cree que la propuesta del PIP lo ponga en una situación semejante a la de los dos partidos de que vienen unas elecciones y hay otras organizaciones políticas que pueden lanzarse al ruedo a pelear por el espacio de los tres sectores votantes. Cómo el PIP va a acercarse con esta propuesta a los otros grupos que en términos ideológicos no son antagónicos?
"Primero, que nosotros ya hemos estado dialogando con algunos sectores independentistas sobre esta propuesta, son personas a las que les hemos estado presentando esta idea y promoviéndola. Segundo, estoy convencido de que en ese proceso de diálogo también se va a continuar con la discusión con esos sectores y que habrá un proceso de vistas públicas si se fuera aprobar un proyecto de ley y que habrá un proceso de consulta con distintos sectores. Pero de lo que yo estoy convencido es que no puedo pensar en un solo argumento de oposición a un proyecto como éste porque es un proyecto de avenencia, es un proyecto que nos une a todos los que creemos en la descolonización de Puerto Rico y que además es un proyecto que en estas condiciones políticas es práctico".

Abundó a que tanto el PIP al igual que todos los sectores independentistas apoyan la Constituyente pero que como las condiciones actuales lo impiden –porque hay un gobierno que se opone– pues entonces hay que buscar otras avenidas por lo que reafirmó su convicción de que el proyecto "es un paso en la dirección correcta".

El análisis de Dalmau Ramírez y por ende del PIP es que el gobernador Fortuño tiene la presión de que si no actúa sobre el problema del estatus tiene que pagar un precio político interno en su partido que lo acusa de que no es un verdadero estadista. Por otro lado, el Gobernador tiene la presión de que si se hace una votación que incluya la estadidad se convierta en una votación de castigo como le ocurrió al PNP bajo la gobernación de Pedro Rosselló.

En tanto el PPD tiene también unas divisiones internas desde aquellos que se llaman más liberales hasta los más conservadores por lo que según el PIP el lenguaje de su propuesta no obliga a que ninguno de los dos grupos se desligue y que cree una pugna interna en ese partido.
"Es un lenguaje pensado para que sí represente una exigencia contundente a los Estados Unidos pero que permita que los demás sectores cuyor esfuerzos en el pasado, se cancelan tanto en Wáshginton como en Puerto Rico todos podamos remar en una misma dirección", agregó el también comisionado electoral del PIP.

El licenciado Dalmau Ramírez restó importancia a los resultados o propuestas que pueda presentar el informe del Comité Interagencial de Wáshington, en relación con el estatus y que afecten sus esfuerzos.

"Aquí la iniciativa tiene que surgir de Puerto Rico, nosotros tenemos que hacer un emplazamiento contundente al gobierno norteamericano, que se dejen de chiquitas, de alegar a nuestras discrepancias para cancelar nuestros esfuerzos nosotros como puertorriqueños, como nación tenemos que hacer una exigencia".

A nivel internacional destacó que el partido continuará con sus esfuerzos en las instancias en donde participa y adelantó que en caso de que la propuesta prospere el independentismo tendrá un instrumento importante para que nuestros aliados internacionales puedan presionar más para que la Asamblea General de la ONU atienda el caso de PR.
Luego de las conversaciones se espera que cada partido nombre a sus representantes a comienzos de este año para entonces comenzar el diálogo