Es muy difícil de olvidar esa fecha, debido a que nos encontrábamos realizando obediencia civil (no desobediencia) en la playa de Vieques en esa semana de junio de l999 y nos sorprendió una inesperada tormenta, que no estaba anunciada, a eso de las ocho de la noche, que nos voló el campamento en la primera ráfaga. El mar enfurecido nos arrastró, con su oleaje, todo lo que teníamos y sólo pudimos salvar la caseta principal, que era nuestro sitio de reuniones. Éramos siete hombres y cuatro mujeres. El agua nos llegaba al pecho, pero nos agarramos a los tubos de aquel fortín nuestro, con una fuerza y decisión increíble, como si lo que nos estuvieran tratando de arrancar de nuestras manos fuera la Patria y, poco a poco, logramos llevarla a sitio seguro, un árbol frondoso que nos sirvió de salvación. Te recuerdo, Rubén, infundiéndonos ánimo. Los once juntos, luchando contra aquellas fuerzas de la naturaleza, unidos con la fe de que no nos iban a derrotar Siempre perdimos uno de los tubos, pero vencimos. Nunca olvido tus palabras, hermano Rubén, ¨ con lo poco que nos quede mañana reconstruimos el campamento. Así mismo haremos con la Patria."

Al otro día, a las diez de la mañana, habíamos recogido lo que el viento nos había llevado y levantamos el campamento. Después del mediodía, con el mar encrespado, apareció una yola de pescadores, con Horacio Olivo, Nelson del Castillo, Osvaldo Ríos, Reymundí, Daniel Rivera y su mamá, Andrés Jiménez y su compañera, para saber de nosotros, que habíamos estado incomunicados durante la noche.

Recuerdo que teníamos un bizcocho de frutas y, nos pusimos de acuerdo algunos de los compañeros " residentes", y te dimos la sorpresa, Rubén, cantándote el feliz aniversario. Fueron inevitables tus lágrimas de agradecimiento. 

Aún hay personas que piensan que tú fuiste a pasar unas vacaciones de  playa. Yo sé lo duro que te fue la cárcel y lo injusto que han sido contigo, pero hay que vivirlo para adquirir conciencia del sacrificio que conlleva esta lucha. Estamos cerca del final, tu constancia ha sido uno de los pilares para que esto se realice. Recibe mi abrazo fraternal y que Dios te conceda muchos años de vida. UNIDOS VENCEREMOS.