El "progreso" de los "soberanistas"claridad

 

Por Raúl L. Cotto Serrano
Publicado: martes, 2 de septiembre de 2014

Escribe el compañero y amigo de muchos años, Carlos Gallisá, un interesante artículo en la edición del 28 de agosto de este semanario Claridad. Es un artículo con el que coincido y discrepo a la vez y que merece comentario. Se trata de una reacción a los artículos que han aparecido analizando el reciente libro de Aníbal Acevedo Vilá, "Hacia la refundación de la economía de Puerto Rico y del ELA". Me doy por aludido porque soy autor de uno de esos artículos a los cuales él reacciona.

 

El título del artículo de Gallisá, "Ya veremos" recoge mucho de su contenido. El título sugiere cautela y atención pero también sugiere abrir un margen de tolerancia para que los "soberanistas" del PPD tengan espacio para articular unas ideas que, mejor elaboradas, podrían dar oportunidad para mayores coincidencias y colaboraciones entre sectores del independentismo y ellos.
Reconozco que hay un cambio entre los planteamientos coloniales tradicionales del Partido Popular (PPD) y los que ahora hace Acevedo Vilá. Pero me parece, como he indicado ya, que los planteamientos que él ha hecho son insuficientes, no solamente por el lastre colonial que arrastran sino porque, precisamente por ser coloniales, son inadecuados para afrontar los problemas que él mismo ha dicho que quiere resolver. Me parece además que, como he señalado, hay conflictos internos en algunos de sus planteamientos y que otros pasan por alto realidades importantes del sistema político y económico estadounidense y de la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos.

Aunque el mensaje de los "soberanistas" del PPD es impresionante en contraste con el discurso tradicional del PPD, cuando se mide la sustancia de lo que dicen sus planteamientos, no sostiene análisis. Por eso los llamo "retóricos".

Gallisá se queja de que analicemos a Acevedo Vilá desde la perspectiva independentista. Específicamente dice "Medir a Aníbal con la vara independentista... es un grave error en el análisis que se pretende hacer de sus propuestas."

Discrepo. Yo creo que es precisamente con la vara de la independencia con la que hay que medirlo. En efecto, el concepto de soberanía que Acevedo y los "soberanistas" del PPD emplean con frecuencia para describir su posición, es el concepto central del movimiento independentista y lo ha sido siempre, durante más de cien años. Solamente midiendo los planteamientos "soberanistas" con la vara independentista se pueden descubrir las distorsiones a un concepto tan central.

La soberanía es la capacidad de un pueblo para gobernarse a sí mismo. Es la capacidad para aprobar autónomamente sus propias leyes y hacerlas cumplir, estableciendo sus metas políticas y sociales e identificando los medios para alcanzar esas metas.

La soberanía tiene un aspecto procesal y un aspecto sustantivo. El aspecto procesal se refiere a la manera en que es obtenida. El aspecto sustantivo se refiere a su contenido concreto: a las libertades y poderes con que específicamente se puede contar una vez se es soberano.

Es posible pasar por la soberanía procesal, lograr que se declare a Puerto Rico un país soberano siguiendo los mecanismos aceptables internacionalmente y luego usar esa soberanía procesal para entrar en arreglos coloniales con los Estados Unidos en los que no se obtengan los poderes que se necesitan. Procesalmente seríamos soberanos pero en la realidad, en términos sustantivos, continuaríamos en una relación colonial. Eso ha sucedido ya en países vecinos, por ejemplo, en Cuba durante el período de la enmienda Platt.

Acevedo Vilá está tratando de redefinir la soberanía de una manera colonizante, diciendo que se reclaman derechos y poderes que realmente no se reclaman o se reclaman muy parcialmente. Habla de exigir todos los poderes necesarios para desarrollar la economía de Puerto Rico, pero cuando se refiere a las medidas concretas, las variables fundamentales quedan en manos de los Estados Unidos. Todo ello se hace en nombre de la soberanía.
Si el proceso que Acevedo Vilá sugiere fuese exitoso, no seríamos menos colonia que lo que somos ahora pero los puertorriqueños pensarían que eso es la soberanía y los independentistas habríamos cedido la base conceptual desde la cual se articula nuestra lucha.

Si nosotros consentimos en que el pueblo acepte un concepto colonial de soberanía estaremos facilitando ese proceso. Difícilmente debamos los independentistas permanecer contemplando la distorsión y la incoherencia con que se maneja la idea central de nuestro ideal y se desinforma al pueblo sobre su contenido.

La historia del independentismo puertorriqueño es una historia de persecución (que Gallisá conoce mejor que yo y que ha vivido más que yo). Se nos ha difamado, fichado, carpeteado, encarcelado, asesinado... y ahora los "soberanistas" del PPD pretenden que permanezcamos indiferentes e incluso cooperemos mientras se cooptan los conceptos centrales que dan vida a nuestra lucha.

Gallisá se opone a que los mida con la vara de la independencia. ¿Con qué vara los voy a medir? ¿Con la vara de ellos mismos? Su vara ha sido siempre la del oportunismo inescrupuloso. Esos "soberanistas" del PPD son los mismos que transformaron el día en que se recuerda la invasión de 1898 en "el día de la Constitución". Hace apenas mes y medio que se reunieron para celebrarla sin que ninguno de ellos dijera que es una constitución colonial: procesalmente colonial y sustantivamente colonial.

Gallisá menciona la importancia de la política de alianzas. Nos recuerda que las alianzas se realizan entre personas y organizaciones de ideas disímiles pero con algunos objetivos en común. Implícitamente sugiere que si se van a tener alianzas, un grado de tolerancia por las diferencias resulta esencial. Estamos de acuerdo.

Las prioridades de la lucha independentista en este momento son la educación política y la organización política. En la medida en que las alianzas aporten al adelanto de esas metas deben ser bienvenidas. Si no contribuyen a la realización o al adelanto de nuestras metas son una pérdida de tiempo o algo peor. Con alianzas o sin alianzas nosotros vamos a sobrevivir, y con alguna prudencia y dedicación, vamos a crecer. En este momento nuestra vida no está en juego.

El Partido Popular Democrático se encuentra en una posición distinta: su vida sí está en juego. Está gobernando el país en un momento de seria crisis y con un liderato débil. Se han tomado algunas decisiones valientes pero siempre bajo una sombra de preferencia por unos grupos sobre otros y de repartición injusta de la carga colectiva. La naturaleza de la crisis no se ha explicado con claridad y consistencia y se ha tratado al pueblo como si se tratara de un grupo de niños que no pueden tolerar noticias malas. Eso ha reducido la capacidad de convocatoria del gobierno. El más reciente triunfo electoral del PPD se logró por un margen escaso y el Partido Nuevo Progresista ha estado consolidando su fuerza aunque tiene sus propias contradicciones. Electoralmente el PPD necesita un mensaje de unidad que le permita aglutinar grupos dispersos.

Dentro de este contexto, el mensaje de la llamada "soberanía" del Partido Popular es una apuesta. Se ha calculado que siendo las ejecutorias gubernamentales insuficientes como instrumento de aglutinación, la ideología debe llenar el vacío. En un momento en que el estatus político no tiene ninguna posibilidad de cambio tratan de cooptar el ideal independentista alterándolo en su contenido para hacerlo aceptable a la mentalidad colonizada de sus seguidores y poderlo usar como instrumento de aglutinación.
Con este panorama en mente habría que ver si las alianzas son mutuamente convenientes, por qué y para qué. Habría que ver en cada caso específico cómo se justifican.

En términos del concepto de soberanía, no es suficiente esperar para ver qué sucede. Hay que ser muy crítico y militante respecto a un concepto tan central como ése para no sufrir daños ideológicos difíciles de corregir.

* El autor es catedrático de Ciencia Política en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

enlace al articulo El "progreso" de los "soberanistas"