Uno no escoge dónde nace, pero sí escoge por quién lucha.

Queridos amigos y amigas de Vieques:

Me gustaría poder hablar personalmente con cada uno de ustedes antes del Referéndum del próximo 29 de julio. Desafortunadamente no puedo hacerlo pues, como saben, me encuentro todavía en la cárcel, donde estaré hasta el 30 de agosto. Por eso les escribo.

Ustedes conocen en carne propia y mejor que nadie por qué tiene que cesar de inmediato el bombardeo y por qué tiene que salir de Vieques la Marina de Guerra de los Estados Unidos. No es necesario repetirlo.

Lo importante en este momento es llevar a todos los viequenses a votar por la columna 2 en el próximo Referéndum. Esta es la votación más importante en toda la historia de Vieques. Hay que hablar con todos los familiares, vecinos y amigos para que no se quede ni uno solo sin votar por la paz de Vieques. Yo les pido que lo hagan también a nombre mío ya que no puedo hacerlo personalmente.

Uno no escoge dónde nace pero sí escoge por quién lucha. Yo no tuve el privilegio de nacer en Vieques pero he tenido el privilegio de luchar junto a ustedes por la paz y el bienestar de su querida Isla Nena.

Al igual que he compartido cárcel con tantos hermanos viequenses, estaré compartiendo con ustedes la alegría del triunfo de Vieques el próximo 29 de julio. Ése será un triunfo de ustedes y de sus hijos y de sus nietos, a quienes les podrán decir con orgullo que ustedes supieron defender con su lucha y con su voto la dignidad de Vieques y de todo Puerto Rico.

Que Dios los bendiga y los ilumine. Reciban un abrazo de quien se considera viequense por vocación y por compromiso.

Tu compatriota,

Rubén Berríos Martínez