Compañeras y compañeros. . . saludos a todos. Saludos a los representantes de las distintas organizaciones independentistas y a los invitados internacionales. Especialmente, deseo enviar un saludo a la heroína nacional, doña Lolita Lebrón. Ella no está aquí físicamente, pero sí espiritualmente. Estoy seguro que cuando sepa que esta plaza estaba llena de independentistas que se reafirman en la lucha, se llenará de júbilo y alegría.

I.

Compañeros y compañeras, nos congregamos nuevamente en Lares para conmemorar la primera declaración de independencia de Puerto Rico y dar tributo a los héroes y heroínas que nos fundaron la Patria. Nos reunimos hoy aquí también para, con ánimo renovado, reafirmar en el Altar de la Patria que los independentistas no daremos un paso atrás hasta culminar la tarea inconclusa de Lares y hagamos la independencia de Puerto Rico.

Esta conmemoración del Grito de Lares tiene un significado especial, porque se lleva a cabo en el centenario del natalicio del fundador del Partido Independentista Puertorriqueño, don Gilberto Concepción de Gracia. Cuando se escriba la verdadera historia de Puerto Rico, la que solo se podrá escribir cuando esta Patria sea libre, nuestro pueblo conocerá de don Gilberto Concepción de Gracia; héroe en tiempos no heroicos, y cuyo sacrificio, constancia y entrega personal a la lucha por la independencia, sigue siendo ejemplo para los que luchamos por la independencia de Puerto Rico. Hoy, más que nunca, don Gilberto es faro que ilumina nuestro camino a la libertad.

II.

Cuando uno piensa en los tiempos que tuvo que luchar don Gilberto y dónde estamos hoy en nuestra lucha, uno tiene que concluir estamos en el mejor momento para la independencia nacional. Alguien se podría preguntar ¿Cómo es eso posible? Pues así es la política y los procesos de liberación de los pueblos. Es como cuando pasa una tormenta, que luego que pasa, se ve el cielo despejado y el amanecer es más esplendoroso. Pues así es con nuestra lucha por la independencia. Los independentistas tenemos que sentirnos optimistas y esperanzados porque estamos en la alborada de nuestra libertad.

En el frente de lucha internacional, contrario al pasado que estábamos aislados y que solo un pequeño grupo de países hermanos apoyaban la causa de la independencia de Puerto Rico; hoy la América Latina y el Caribe reclaman unánimemente y con una sola voz la independencia para Puerto Rico. Esa exigencia unánime, fue representada por el Presidente de Nicaragua en la última Cumbre de las Américas, cuando ante el mundo y frente al presidente de los Estados Unidos se negó a llamar la reunión por su nombre, porque no estaban representados todos los pueblos del hemisferio. Faltaban Cuba y Puerto Rico. Y dijo el Presidente nicaragüense: “Llegará el día en que los pueblos latinoamericanos y caribeños, como ya está aconteciendo,… donde estamos trabajando para construir una gran alianza, una gran unidad de los pueblos latinoamericanos y caribeños, llegará el día que ahí también, en esa gran alianza, estará el pueblo de Puerto Rico. Tengo la convicción, tengo la seguridad, que ese día llegará.” Ya lo había dicho el expresidente de Panamá, Martín Torrijos, quien es el nuevo presidente de la Internacional Socialista para la América Latina y el Caribe, en la apertura del Congreso Latinoamericano y Caribeño por la Independencia de Puerto Rico: “El problema de fondo es que Puerto Rico es la única nación hispanoamericana que permanece bajo régimen colonial. Para los latinoamericanos, corregir para siempre esta anomalía debe ser una cuestión de principios y una prioridad continental.” ¡Qué extraordinario ha sido el despertar de nuestra América Latina! ¡Y qué gran avance para la independencia de Puerto Rico!

En el frente de lucha en los Estados Unidos, contrario al pasado, cuando el gobierno americano defendía a brazo partido el régimen colonial; que defendía aquello que fraudulentamente llamaron Estado Libre Asociado (que no es ni estado, ni es libre, ni es asociado); hoy ese gobierno reconoce el fraude monumental que cometió contra el pueblo de Puerto Rico y la comunidad internacional. Hoy la posición oficial de ese gobierno, es la que históricamente denunció el independentismo: que Puerto Rico es un territorio sujeto a los poderes plenarios del Congreso. En otras palabras, que Puerto Rico es una colonia. Hoy el gobierno americano, que fue coautor junto al liderato del Partido Popular del crimen de imponernos el colonialismo por consentimiento, se ha convertido en testigo del pueblo. Hoy el gobierno americano admite su culpa y reconoce la denuncia histórica del independentismo. ¡Qué gran avance en nuestra lucha! El gobierno americano se rindió y ya no defiende la colonia en Puerto Rico. Ahora falta empujarlos para que enfrenten el problema. ¡Y los vamos a empujar!

En el frente de lucha en Puerto Rico, contrario al pasado que compatriotas confundidos y engañados asociaban la prosperidad económica con el régimen colonial, hoy la colonia ha colapsado. Antes los enemigos de la independencia aterrorizaban a nuestro pueblo diciendo que bajo la independencia nos moriríamos de hambre. Ahora el pueblo ve como bajo la colonia somos cada vez más pobres y como países libres de la América Latina y el Caribe nos superan en los índices de crecimiento económico.

Además, los independentistas hemos derrotado a los que en Puerto Rico han querido negar nuestra identidad. Gracias al independentismo nuestro pueblo se siente orgulloso de su nacionalidad puertorriqueña. Somos una nación latinoamericana y caribeña con una identidad propia, vibrante y única que no ha sido ni será digerida por imperio alguno en la humanidad.

Gracias a los independentistas, nuestro pueblo tiene conciencia del problema colonial y la urgente necesidad de superarlo. Gracias a los independentistas, que fuimos punta de lanza, nuestro pueblo sacó a la Marina de Culebra y de Vieques. Y será gracias a los independentistas que nuestro pueblo entenderá que la independencia es la única solución.

Fíjense que grandes avances hemos logrado. Tenemos que sentirnos jubilosos.

III.

Los independentistas a veces, por la intensidad de la lucha diaria, olvidamos dar un paso atrás y ver desde una perspectiva histórica los que han sido nuestros grandes triunfos y el adelanto de nuestra lucha. Por eso don Pedro advertía: “Nadie adelanta lamentándose; al imperio le conviene y estimula el derrotismo y el desánimo, . . . No se llame independentista el que no sepa mantener en su corazón la certeza del triunfo de nuestro noble ideal.”

En la lucha por la independencia no hay espacio para lamentaciones. Este es un movimiento de optimismo y esperanza.

IV.

Ahora que estamos más cerca de la independencia, hay que trabajar más.

Cada organización independentista habrá de establecer su agenda de trabajo. El PIP tiene la suya.

En el frente internacional el PIP redoblará los esfuerzos para que, más temprano que tarde, la Asamblea General de las Naciones Unidas atienda el caso de Puerto Rico. Sabemos que a este esfuerzo, se suma el esfuerzo de otras organizaciones independentistas. En el frente de lucha en los Estados Unidos el PIP continuará presionando al gobierno americano para que confronte el problema colonial de Puerto Rico.

En Puerto Rico, el PIP comenzará un plan abarcador de reorganización del partido. Vamos a crear un organismo institucional de educación política que oriente sobre la independencia a nuestros compatriotas, independentistas y no independentistas. Este plan de educación política incluirá visitas a escuelas superiores y universidades. Además daremos énfasis a la organización política en las universidades.

Puerto Rico enfrenta grandes retos ante el actual gobierno nefasto, entregado a los grandes intereses, en contra de los trabajadores, en contra de los sectores comunitarios y cívicos. La posición del Partido Independentista Puertorriqueño es la misma de siempre: vamos a combatir el abuso y el atropello contra los más necesitados. Ante la política de despidos del gobierno, el Partido Independentista está con los trabajadores. Ante la política de desalojo en Villas del Sol y la amenaza contra el residencial Llorens Torres, el Partido Independentista está con la gente de Villas del Sol y Llorens Torres. Ante la política de marginación y exclusión en Ceiba, el Partido Independentista está con las comunidades de Ceiba. Y ante la política gorilesca de abuso y macaneo contra los estudiantes universitarios, el Partido Independentista está con los estudiantes universitarios.

V.

Estamos en un momento extraordinario en nuestra lucha. Tenemos grandes retos. Estos hay que enfrentarlos con amor, entusiasmo y optimismo. Con el amor que surge de la aspiración máxima de todo ser humano a su libertad; y el entusiasmo y optimismo de saber que estamos más cerca que nunca de alcanzarla.

Eso hace a los independentistas invencibles.

Por eso hoy, reunidos en la Plaza Revolución de Lares y ante el busto del Padre de la Patria, juramos: que seremos fieles e invencibles seguidores de Betances; que seremos fieles e invencibles seguidores de don Pedro; que seremos fieles e invencibles seguidores de Gilberto Concepción de Gracia, y como él decimos hoy, en el año de su centenario, que: “Nuestra vida estará siempre (sin flaquezas, sin claudicaciones, sin temor a los poderosos) hasta que nuestra alma entre al misterio de la eternidad, dedicada a la democracia; a la paz; a la independencia de Puerto Rico; a la genuina justicia social; y a la fraternidad de todos los puertorriqueños. ¡A la lucha y a la victoria!”