"Cierre del gobierno, para complacer a los bonistas"

2 de mayo de 2006

San Juan – El Presidente del Partido Independentista Puertorriqueño, Rubén Berríos Martínez, acusó hoy al Gobernador Acevedo Vilá, de actuar para complacer a los bonistas que le prestan dinero al gobierno y hacer que la crisis la paguen los puertorriqueños.

Señalando el titular de uno de los periódicos del país que lee "Aprueban los bonistas la clausura", Berríos recalcó que el Gobernador cerró el gobierno para satisfacer un requisito de los bonistas. "Por eso es que el gobernador ha cerrado el gobierno, para complacer a los bonistas, para complacer a las grades corporaciones, para complacer a las vacas sagradas. Al hacer esto, en efecto, ha cometido un atraco en contra de los empleados públicos y del pueblo puertorriqueño", dijo.

Sostuvo que si el cierre del gobierno se extiende por los próximos dos meses, el gobierno habrá ahorrado el dinero del sueldo de los empleados públicos y resuelto el problema de liquidez que el mismo gobierno creó. "Cada día que pasa, los empleados públicos se Puerto Rico se ven desangrados de millones de dólares de su sueldo. Mientras el gobierno acepta esta solución, las grades corporaciones no tienen que pagar", expuso Berríos. "Como no han podido todavía imponer una contribución al consumo, han optado por sacarle el dinero a los empleados públicos.

Al censurar al Gobernador porque ha puesto reparos y objeciones, alegadamente de índole constitucional, a cada una de las propuestas que se han hecho que impondrían alguna forma de contribución a las corporaciones, Rubén Berríos retó al Gobernador a que diga entonces, cuál es su propuesta de solución que no cargue más a los trabajadores del país. "Si todas nuestras propuestas son objetables, que diga entonces Acevedo Vilá, cuál es su propuesta para que paguen las grandes corporaciones. El Gobernador no tiene ninguna propuesta. Por eso no las hace" concluyó el líder independentista.

Recalcó que la solución a la crisis es sencilla y está planteada en los proyectos que el PIP ha presentado en la legislatura. Mencionó dos de ellos, el Proyecto de la Cámara 2551 y el P de la C 2577. El primero dispone para que se autorice un préstamo al gobierno cuya fuente de repago sería una contribución a las grades corporaciones equivalente al 5% de su obligación contributiva. El segundo proyecto, que se aprobó en la Cámara, pero no en el Senado, provee para cobrar como adelanto, una contribución extraordinaria sobre las grandes corporaciones y sociedades. Además de cualquiera de estas medidas, que están encaminadas a resolver las crisis fiscal inmediata, "hay que buscar una solución antes del final de junio que no sea ni el 7% de los Populares, ni el 5.5% del liderato del PNP y que saque el dinero de donde está el dinero, de los bolsillos de los grandes corporaciones privilegiadas".

Fernando Martín, Presidente Ejecutivo del PIP, reafirmó que cualquiera de las medidas propuestas por el PIP conseguiría el dinero necesario para resolver la crisis inmediata. La primera conseguiría cerca de un billón de dólares y la segunda más de $500 millones. Además, aseguró que no habría que enmendar ninguna otra ley para implantarlas ya que cada una propone recaudar un por ciento adicional de contribución sobre el ingreso tributable que cada compañía de paga actualmente.

Berríos comentó sobre las declaraciones del Comisionado Residente, Luis Fortuño, quien dijo ayer que Puerto Rico es uno de los lugares donde las corporaciones pagan más contribuciones. "¿De verdad que Fortuño se atrevió a decir eso? Los lugares a donde se van las corporaciones que cierran operaciones y se van de Puerto Rico, son lugares en donde pagan dos y tres veces más en contribuciones que lo que pagan aquí. Eso es mentira", aseguró Berríos Martínez refiriéndose a lo dicho por Fortuño. Además, "el señor Fortuño debería saber, él que es estadista, que en Estados Unidos las corporaciones también pagan contribuciones".

Luego de afirmar que el promedio de lo que pagan las grandes corporaciones en Puerto Rico no llega al 5% de sus ingresos, Berríos Martínez acusó a Fortuño y al Gobernador de haberse convertido en cabilderos de las grandes corporaciones y exhortó a la legislatura a que se aparte de la línea intransigente de sus partidos y atienda los reclamos del pueblo.