COMUNICADO DE PRENSA

Para el liderato del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), el mensaje ofrecido por el Gobernador lejos de ser un mensaje de estado constituyó un vergonzoso y repudiable mitin político partidista repleto de medias verdades.


"No fue un mensaje de estado. Lo que escuchó y vio el país de parte del Gobernador fue un monumental acto de enajenación de un gobierno sin plan ni iniciativas serias para enfrentar las múltiples crisis en las que está sumido Puerto Rico, y de las que Fortuño también es responsable”, puntualizó el secretario general del PIP, Juan Dalmau.

 

 

 

Indicó que luego del mes más sangriento en Puerto Rico, Fortuño no dijo nada sobre un enfoque salubrista del tema de la drogadicción, y nada para atajar el financiamiento de la droga. “Por el contrario, en un acto de mala fe intentó confundir al país equiparando la medicación con la legalización de la droga.”

 
“En un país donde hay 37% de desempleo real, nada para estimular el desarrollo económico comercial e industrial en este país. No hubo propuesta para desarrollo de infraestructura. No hubo propuesta para el desarrollo del sector de la manufactura. No hubo propuesta para el desarrollo de la economía agrícola. En un país en donde hay un descalabro en educación, particularmente en la educación universitaria en el principal centro docente del país, nada para atender el problema en la UPR”, sentenció el también Comisionado Electoral del PIP.

 Criticó que el Gobernador señalara como un gran logro de su administración  que había mejorado el mercado de vivienda. “Horas antes del mensaje, la Cámara de Representantes había aprobado un informe en que decían que esto iba en descenso y que no se veía el fin. En el primer trimestre del 2008, se vendieron  2,900  viviendas y en el 2010 apenas vendieron 893. La morosidad aumentó de 2.8% en el 2006 a 11.1% este año calendario. Ni siquiera hay compatibilidad en lo que señaló el Gobernador con la mayoría parlamentaria”, añadió.


Sobre el tema de alivios contributivos, el liderato independentista enfatizó la ausencia propuestas específicas sobre una reforma que amplíe las fuentes de recaudo. “Las migajas que puede ofrecer es porque adoptó tímidamente una propuesta del PIP. Si la adoptaran en su totalidad el país gozaría de verdaderos alivios contributivos. Pero aún en ese tema, nada mencionó sobre el problema de la evasión contributiva, en particular, la evasión de reportar el IVU por parte del 48% de los comercios. Sobre el tema de como cerca de medio millón de compatriotas han abandonado a Puerto Rico en la pasada década, nada propuso para detener esa fuga de talento.

 
Y para colmo en el principal problema de Puerto Rico, que es la raíz de muchos de los problemas políticos, económicos y sociales, que es el tema del status, nada que lo comprometiera con un plan de acción descolonizador", concluyó Juan Dalmau.