por Benjamín Torres Gotay - El Nuevo Día
sábado 24 de abril de 1999

 

EL PARTIDO Independentista Puertorriqueño (PIP) anunció ayer que tan pronto la Marina de Guerra de Estados Unidos reanude sus bombardeos sobre Vieques recurrirá a una campaña de desobediencia civil y militancia pacífica similar a la que en 1971 le ganó status de mito y, al mismo tiempo, varios meses de cárcel a sus principales líderes.

 

El anuncio, hecho por el presidente pipiolo Rubén Berrios Martínez en una conferencia de prensa, constituye básicamente una declaración de guerra del PIP a la Marina y se produce al término de una semana en la que el país no ha salido de su espanto ante la muerte de un civil durante las muy polémicas prácticas bélicas en Vieques.

 

"Ya pasó el momento de las palabras; llegó el momento de la acción", dijo Berríos Martínez, al anunciar que junto al vicepresidente Fernando Martín y todo militante del PIP que quiera unírseles penetrarán en las zonas restringidas de Vieques, sea por tierra, por mar o por aire.

 

"Esto se pasó de castaño a oscuro. No los vamos a dejar quietos hasta que se vayan", sostuvo el veterano líder. Agregó que las acciones del PIP sólo se detendrán con la retirada de la Marina de Vieques, "o con la cárcel".

 

En 1971, cuando Berríos Martínez recién había llegado a Puerto Rico de completar su educación de abogado en el exterior, hizo una amenaza similar. En aquella ocasión, la lucha de los que objetaban la presencia de la Marina en Puerto Rico se concentraba en Culebra y Berríos Martínez, junto a varios militantes, penetraron las zonas restringidas de aquella isla por varias semanas consecutivas.

 

Berrios Martinez y otros 12 pipiolos fueron arrestados y sentenciados a tres meses de cárcel que cumplieron en el Presidio Estatal de Río Piedras. Poco después, la Marina anunció que abandonaba Culebra, lo que hizo oficialmente en 1975.

 

Berríos Martínez, quien es senador por acumulación, sostuvo que las condiciones de 1999 son patentemente mejores que las de 1971 y, por lo tanto, vaticinó que la campaña tendrá un impacto mayor que el de entonces.

 

Dijo que el público, particularmente después de la muerte de David Sanes durante un ejercicio, está plenamente conciente del efecto perjudicial que ha tenido la presencia de la Marina en Vieques y está casi unánimemente opuesto a su permanencia allí. "Este es el momento de sacarlos", afirmó.

 

El Congreso Nacional Hostosiano (CNH), que agrupa a un puñado de organizaciones independentistas no afiliadas al PIP, acogió positivamente la propuesta de Berríos Martínez y manifestó su disposición a coordinar juntos las acciones.